¿Puede nuestra dieta detener el calentamiento global?

De acuerdo a Cowspiracy, sí. El documental expone razones para pensar que la contaminación ambiental tiene más que ver con el alto consumo de carne del mundo que con los combustibles fósiles y el aceite de palma. Apoyado en datos científicos, comparte una controversial hipótesis con la que se agudiza el debate sobre la actual industria alimentaria

Más de la mitad de la emisión de los gases de efecto invernadero proviene de la cría de animales para el consumo humano, según estadísticas de World Watch. Este es sólo uno de los datos en los que se basa “Cowspiracy: El secreto de la sostenibilidad”, un trabajo que pone al descubierto el alto impacto que tiene la ganadería en la contaminación del medio ambiente.

La película expone cómo el consumo de carne actual pudiera ser el principal responsable de la deforestación, del consumo de agua, de la extinción de animales salvajes, entre otros. ¿Por qué no lo sabemos? ¿Por qué no somos conscientes de las consecuencias ambientales que conlleva nuestra dieta? Para los productores Kip Andersen y Keegan Kuh esto responde no sólo a un problema de desinformación, sino de censura. De cara a la contundencia de las pruebas que recabaron, Cowspiracy increpa a organizaciones ecologistas o ambientalistas como Greenpeace, Surfrider o Sierra Club. La investigación evidencia un preocupante silencio y sugiere, incluso, hasta complicidad. Entre los expertos incluidos en el filme, destaca el escritor estadounidense Michael Pollan, quien explica lo que ocurre apuntando que el veganismo no es una opción “atractiva” y, más bien, puede ahuyentar a sostenedores y donadores esenciales para la supervivencia de algunas ONGs.

Cowspiracy comenzó como cualquier ópera prima que recauda fondos en una plataforma de crowdfunding. En poco tiempo recibió más del doble de los recursos que se había propuesto. Los obstáculos, sin embargo, fueron de otro tipo. Además de la censura, exponer los intereses económicos y el poder que se tejen en torno a la industria ganadera se tradujo en problemas: los entrevistados advierten repetidas veces a Andersen, director y personaje principal del documental, sobre el peligro que supone ir en contra de quienes controlan el sistema de producción alimentaria.  

El equipo de filmación no se detuvo y publicó en 2014 la primera versión del documental. En septiembre de 2015, se estrenó una segunda versión en la plataforma de streaming Netflix, gracias a la incorporación del actor Leonardo Di Caprio como productor ejecutivo. Cowspiracy no se detiene; mantiene un blog con información científica y práctica relevante, en el que invitación a actuar a través de una dieta vegana de por lo menos 30 días. El debate se mantiene abierto, así como los profundos dilemas del omnívoro