Nuevos museos para pensar en comida

La primera exhibición dedicada completamente a la alimentación, el British Museum of Food, abrió sus puertas el 23 de Octubre de 2015. Cinco días después el segundo, el Museum of Food and Drink, inauguró sus instalaciones en Nueva York. Dos muestras de la consolidación de una tendencia que para dar el próximo paso, busca educar y entretener al público.

“Desde el campo a la mesa, la boca...y más allá” es el lema del primer museo que tiene como hilo conductor a la alimentación. Curado por Bompas & Parr, un estudio de alimentación y bebidas que ostenta récords como el carro de quesos más rápido del mundo y la primera parrilla cocinada en lava derretida a 2,100°C, el British Museum of Food (BMoF), abrió sus puertas el 23 de Octubre de 2015. Durante tres meses aprovechó las instalaciones del Borough Market de Londres, y a partir del 24 de enero de 2016 buscará un lugar que lo aloje definitivamente.

Los 2.500 metros cuadrados del mercado hospedaron los dos recorridos que buscaban atraen visitantes. Primero, Be the Bolus, un viaje dentro del cuerpo que seguía los alimentos hasta el estómago y los intestinos, y luego Choco-phonica, una experiencia multisensorial que mezclaba música y chocolate en un recorrido por cuatro cuartos distintos.

Cinco días después de la inauguración en la capital británica, abrió en Nueva York un segundo museo dedicado a la alimentación y las bebidas, el Museum of Food and Drink (Mofad).

La preparación y recolección de fondos duró alrededor de una década, en la que realizaron una campaña de donaciones online, que les permitió en 2013, producir su primera exposición itinerante: una máquina de inflar granos para elaborar cereales para el desayuno.

Actualmente cuentan con 5.000 metros cuadrados en un estudio de diseño, el MOFAD Lab, ubicado en Brooklyn donde crean y muestran sus ideas. “Nuestra meta es mostrar cuán interesante es aprender sobre la cultura, historia, ciencia, producción, comercio de la comida y las bebidas”, explican en su web.

Dave Arnold, su fundador y presidente, creó y dirigió el Departamento de tecnología culinaria del French Culinary Institute de Nueva York. De allí que cuenten con el apoyo de expertos y personalidades del mundo de la gastronomía americana. En el consejo asesor se encuentran el chef Mario Batali, el científico Harold McGee, la historiadora y escritora Jessica Harris, el músico y emprendedor Ahmir "Questlove" Thompson y la directora del Centro para el futuro de los museos, Elizabeth Merritt.

La primera exposición que han instalado, Flavor: Making It and Faking It, estará abierta hasta el 28 de febrero de 2016. Mientras que en paralelo organizan una serie de eventos entre los cuales ofrecen talleres educativos como un curso para niños con Dominique Ansel el 30 de enero de 2016 y otro, el 2 de abril, con Wylie Dufresne.