Massimo Bottura y su manifiesto “no waste”

El Refettorio Ambrosiano es un comedor social que trabajaba con los excedentes de la Exposición Universal de Milán 2015, donde Massimo Bottura invitó a distintos chefs a cocinar uno o dos días. En el servicio de mediodía, se invitaban a escuelas de la zona y se realizaban dinámicas para explicar el proyecto y concientizar a los niños sobre el hambre en el mundo, los desperdicios y la recuperación. En la cena, se daba de comer a 80 personas sin hogar, que adicionalmente seguían un programa de reinserción social de tres meses con Caritas Ambrosiana: contaban con un asistente social y se les ofrecía la posibilidad de dormir en un refugio. Cada uno tenía entonces una credencial con la que entraba, de lunes a viernes, desde las 6.30 pm a las 7.45 pm. Se hacía sólo un turno en el que se servían al menos una entrada, un plato principal y un postre.

La palabra “refettorio” viene del latín “reficĕre”, es decir, restaurar. La idea del refettorio es que los comensales tengan un período para restaurar sus vidas, de allí el programa de Caritas Ambrosiana, y la posibilidad de que vinieran por 3 meses, prorrogables hasta un año. Esta idea contagia también el servicio del comedor pues a la mesa sirven 5 voluntarios cada noche, por lo que la atención es personalizada. Y el hecho de no tener prisa por salir y que haya otro turno posterior, da a los comensales dos horas del día en el que la intención es que se sientan en casa.

El Refettorio Ambrosiano funciona en el teatro abandonado de Greco, una zona de clase media baja de Milán, cerca de la estación central de trenes donde tradicionalmente duermen personas indigentes. Además en las cercanías, se encuentra un refugio de Caritas Ambrosiana, San Martino, que no cuenta con un comedor social a su disposición o en un área vecina. El espacio fue remodelado por la Universidad Politécnica de Milán y con la colaboración de Davide Rampello, se invitó a participar a 13 diseñadores que crearon las mesas y a cinco artistas plásticos que donaron, cada uno, una obra de arte.