En Londres, un chef refugiado cocina por los niños de Siria

Angustiados por una guerra que no cesa, los refugiados sirios tratan de ayudar a su país desde donde estén con sus talentos y esfuerzo. Uno de ellos es el chef Imad Alarnab, quien ha puesto en marcha en Londres un restaurante con una misión: recaudar fondos para evitar el cierre del único hospital infantil en Aleppo.

La propuesta de Choose Love Kitchen, cuya plantilla está formada exclusivamente por refugiados, es que sus clientes puedan probar auténtica gastronomía siria, disfrutar de la hospitalidad de esta cultura, y a la vez contribuyan con una causa humanitaria.

Según la ONG Help Refugees, que apoya el proyecto de Alarnab, el Hope Hospital es el único centro médico pediátrico de la región de Aleppo y atiende a una población de más de 250.000 personas. Aleppo llegó a ser el centro industrial y financiero del país pero ha sido prácticamente arrasada desde que en 2012 se convirtió en uno de los principales campos de batalla entre las fuerzas rebeldes y las del presidente Bachar el Asad.

Si a finales de mayo no se han recaudado suficientes recursos, el Hope Hospital se verá forzado a cerrar, ha advertido Help Refugees.

Interior del Choose Love Kitchen

Los tickets para Choose Love Kitchen tienen un precio de 40 libras y todos los beneficios están destinados a mantener en funcionamiento el hospital. El restaurante, que ofrece un menú de tres tiempos, ha tenido muy buena acogida por el momento y está recibiendo solicitudes de mesa para más allá de mayo. La idea es que permanezca operativo indefinidamente mientras logren llenar el local.

"Quiero que la gente experimente cómo son nuestros hogares. Una casa siria es conocida por su generosidad", dijo el chef al diario Evening Standard. "La cocina siria no es muy popular. No es lo mismo que la comida turca o libanesa. Pero es maravillosa porque tiene un poco de todo, es realmente original".

Alarnab preparando un plato en el restaurante

Alarnab era un cocinero reconocido en Damasco, donde poseía dos restaurantes y varias cafeterías. En 2015 decidió huir de Siria después de que algunos de sus negocios fueran destruidos por el conflicto.

En su periplo hasta un lugar seguro tuvo que atravesar ocho países, y en cada uno de ellos colaboró cocinando para sus compañeros de travesía. Fue en el campamento para inmigrantes de Calais (Francia) donde conoció a miembros de Help Refugees, con quienes colaboró para dar de comer a alrededor de 50 personas al día durante dos meses. 

Cuando este invierno se recrudeció el conflicto armado en Siria, la ONG buscó a Alarnab en Londres y le propuso el proyecto del Choose Love Kitchen.

"Este restaurante trata de dar algo de regreso; a la gente de Gran Bretaña que me ha dado la bienvenida, y al pueblo de Siria que realmente necesita nuestra ayuda en este momento", explicó el cocinero.