Elcielo para todos, preparando la paz desde la cocina

El conflicto armado en Colombia dejó un país con heridas. El mismo chef colombiano Juan Manuel Barrientos creció en Londres porque su familia decidió escapar de la violencia que los amenazaba, haciéndose cada vez más cercana. A los 16 años, Barrientos volvió a Colombia y hoy, con 31 años, lleva en paralelo a sus tres restaurantes Elcielo, una fundación que tiene la convicción que la paz se construye desde el oficio, que las heridas se cierran dando una mano a los demás.

El mismo año en que el gobierno colombiano insistió por undécima vez en establecer un diálogo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y el Ejército  de Liberación Nacional (ELN), se fundó Elcielo para todos. El proyecto busca capacitar a jóvenes desmovilizados y soldados heridos en combate, en la cocina a través de cursos donde aprendan las técnicas base, además de  panadería, pastelería y barismo. No hay paz sin reconciliación y esta certificación les da una segunda oportunidad para incorporarse a la sociedad. Luego de aprobar los cursos, los jóvenes tienen la oportunidad de asistir a sesiones de terapia psicológica donde trabajan cómo superar el pasado y la violencia. Algunos de los participantes ciertamente ya habrán dado un paso al desertar de la guerrilla pero la fundación entiende que el problema es más complejo.

De allí surgió la iniciativa de incorporar a los talleres a las madres y esposas de soldados encarcelados, así como también a indígenas y a campesinos que han sido desplazados a la ciudad por la violencia. El programa de Elcielo para todos finaliza con prácticas en los restaurantes de Barrientos para ofrecer experiencia laboral a los participantes.