Interactions

Buena cocina como medicina

Educación Salud

19 Enero 2016

Buena cocina como medicina

Leah Sarris intenta llegar al centro del conocido y discutido problema de la alimentación en Estados Unidos para así ayudar directamente a la población. Una idea tan simple como enseñarlos a cocinar y a comer, y a la vez tan completa como para determinar que el mejor medio para lograrlo son los futuros médicos de familia.

El Goldring Center for Culinary Medicine se encarga de dar lecciones de nutrición y cocina a los estudiantes de medicina de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans. Son clases  electivas dentro del pensum que le permiten a los alumnos tomarse seriamente el rol que juega la alimentación en la salud, primero propia y, por consecuencia, de los demás.

La Tulane School of Medicine Teaching Kitchen es el primer centro que promueve que la medicina tradicional y una dieta nutritiva como un herramienta para el cambio en la vida de muchos norteamericanos.

Las clases comienzan generalmente con lecciones de bioquímica y fisiología, para luego pasar a la cocina a mano de Sarris. Parte del curso electivo contempla también un programa de intercambio con la escuela de cocina Johnson & Wales para una vez más enlazar la medicina con la cocina.

Ofrecen también un programa destinado a profesionales de la salud ya graduados. El certificado de especialización en medicina culinaria (en inglés, Certified Culinary Medicine Specialist (CCMS) brinda conocimientos básicos sobre nutrición y técnicas culinarias que se traducen en opciones de platos reales que respeten las dietas que cada paciente necesite y su presupuesto económico. Además, el certificado busca proporcionarles educación médica continua con el objetivo de formar a profesionales que con conocimientos completos sobre dieta, estilo de vida y nutrición, que no recibieron en las facultades universitarias

La idea es que en todos los casos, los médicos que asisten al instituto puedan en sus consultas cotidianas enseñar a su vez a los pacientes, brindarles opciones posibles y enseñarles a poner la alimentación a su favor. El rol de los alumnos es de participación, asisten a ferias de salud teniendo como socios a las Asociación Americana de Diabetes. Y también poniendo en práctica las lecciones dentro del mismo instituto, pues se ofrecen clases gratis de cocina a los residentes de Nueva Orleans.  En esas lecciones, los estudiantes de medicina enseñan a los participantes distintas técnicas de cocina, dan consejos de nutrición y sobre cómo comer mejor. Recientemente abrieron también clases gratis de cocina para familias con niños que atiendan los colegios preparatorios de Crocker, Cohen o Sylvanie Williams.

En la página web del Goldring Center for Culinary Medicine se pueden descargar de manera gratuita algunas recetas que el centro propone como ejemplos de nutrición.