Anthony Myint: cocinando soluciones al cambio climático

ANTHONY MYINT

Hijo de emigrantes chinos, Myint (Falls Church, Virginia, 1978) es una de las figuras más influyentes de la escena gastronómica de San Francisco. Su nombre está asociado a una popular red de restaurantes en Mission, el barrio latino de la ciudad, pero también a las iniciativas solidarias y medioambientales lanzadas junto a su esposa, la escritora Karen Leibowitz. La pareja comenzó a ser conocida en la ciudad en 2008 cuando, casi por diversión, comenzaron a vender sándwiches de cerdo con un carrito de comida callejera.

El negocio tuvo un éxito inesperado y tuvieron que alquilar un espacio donde recibir al público. Pronto abrieron sus propios restaurantes: Mission Street Food, Mission Cantina, Mission Burger y Mission Chinese Food, que ya incorporaban componentes benéficos, como donaciones a un banco local de alimentos. Después dirigieron su activismo hacia una alimentación sostenible. El primer paso fue estudiar y comparar las emisiones de dióxido de carbono de tres comidas: un almuerzo en el restaurante neoyorquino Prime Meats, el menú degustación del danés Noma de Rene Redzepi y una comida casera. Sorprendidos, se dieron cuenta de que no existían grandes diferencias entre los niveles contaminantes de los restaurantes y de la comida preparada en casa, ya que entre el 60% y 70% provenía de los ingredientes (y a su huella de carbono). También llegaron a la conclusión de que los restaurantes podían reducir o incluso eliminar del todo sus propias emisiones.

Con estos hallazgos, Myint y Leibowitz fundaron en 2013 la organización ZeroFoodprint para apoyar a restaurantes comprometidos en la lucha contra el cambio climático. Según su sitio electrónico, ZeroFoodprint ha colaborado por ahora con locales de Estados Unidos, Dinamarca y Portugal asesorándoles para calcular y minimizar el impacto de sus actividades de transporte y manipulación de alimentos, uso de energía eléctrica o gas natural, manejo de residuos y el cultivo y producción de ingredientes.  Con el apoyo del centro de estudios Food Service Technology Center, ZeroFoodprint lleva a cabo el acompañamiento del restaurante en la reducción de emisiones e incluso busca financiación para incentivarlas.

Decididos a predicar con el ejemplo, Myint y Leibowitz se propusieron crear el “restaurante más mediambiental” del mundo. Lo llamaron The Perennial y lo complementaron con una ONG dedicada en este caso a apoyar a agricultores y ganaderos que desean reducir el impacto ambiental de sus actividades y mejorar sus entornos naturales. Este proyecto, The Perennial Farming Initiative, ha elaborado manuales de acción dirigidos a cocineros y a consumidores en general para que también reclamen estos cambios en el sector de la alimentación. El reto es gigante e ineludible, ya que se calcula que entre el 20% y el 30% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero están relacionadas con la producción o distribución de comida.